Gonzalo Zarauza: “Las colecciones han supuesto una difusión de mi marca comercial y personal”

Gonzalo Zarauza nos habla en esta entrevista de sus pasiones: la enseñanza, la peluquería y las bodas. Hace ya más  treinta años que creó Centro Beta en San Sebastián, desde allí ha impartido su enseñanza a varias generaciones de peluqueros.

En esta entrevista, nos hace una valoración realista de cómo está el mundo de la formación, de la peluquería y del potencial del mundo de las bodas para los profesionales de la peluquería. Dicho de otro modo, Zarauza habla sin tapujos de lo bueno y, también de las deficiencias, de todo lo mejorable que rodea a sus pasiones (enseñanza, peluquería y bodas).

También nos comenta lo que ha significado para él lanzarse al mundo de la creación de colecciones. Además en su caso, la creación no siempre es un acto individual sino que se comparte con su amigo Manuel Mon y sobre todo es una pasión que se vive en familia. Ahí están las colecciones de Ziortza Zarauza, finalista en los Fígaro, y las de Álex Azurmendi, de una creatividad impactante.

Gonzalo Zarauza: “Una profesión tan cambiante [como es la peluquería] necesita ser revisada cada cierto tiempo”

Como profesional, te dedicas al mundo de la enseñanza, de la formación de nuevos peluqueros y esteticistas. ¿Por qué escogiste el mundo de la formación?

Desde siempre he tenido dos vocaciones que parecían muy alejadas: la peluquería —que mamé desde niño, ya que mi madre Isabel era peluquera— y la enseñanza. Comencé la carrera de magisterio y aunque no la finalicé, algo sembró en mí y así he podido conjugar mis dos vocaciones, que se han convertido en verdaderas pasiones. (Enlace con Centro Beta)

¿Qué dificultades se encuentran estas nuevas generaciones?

Una de las dificultades con las que se encuentran los jóvenes es inherente a la generación Z y tiene que ver con la inmediatez de conseguir los objetivos. Son nativos de la era digital y, por lo tanto, todo está a un solo clic, pero el aprendizaje de la peluquería necesita sosiego, calma, afianzar poco a poco los conocimientos y procedimientos. Otra gran dificultad es la precariedad en el sector: muchos abandonan la profesión para dedicarse a otros trabajos más lucrativos.

¿Crees que los planes de estudio se adaptan a las necesidades actuales de las empresas de peluquería?

Creo que no. De hecho, no se han actualizado desde hace muchos años. Una profesión tan cambiante necesita ser revisada cada cierto tiempo para mantenerla en sintonía con las necesidades y los avances del sector.

¿Qué puede hacer el sector en su conjunto para favorecer ese acceso al mundo laboral de los jóvenes?

Supongo que serían necesarios cambios en los tipos de contratación, con lo cual se puedan ofrecer puestos de trabajo a bajo costo por un tiempo determinado con el fin de completar su formación y adquirir experiencia. Una vez superada esa etapa, establecer convenios laborales que le permitan vivir dignamente a un oficial de peluquería.

También haces formaciones para profesionales. ¿Cómo valoras la preparación de los peluqueros españoles?

A mi entender, el conjunto de profesionales de la peluquería está bien preparado. Pero hay algo que me llama especialmente la atención: el deseo del colectivo por crecer y mejorar. La parte negativa es que dicho deseo no se materializa en una programación de necesidades, no se autoevalúan las propias debilidades y, además, muchos de los cursos a los que se asisten no cubren esas necesidades. La cuestión es que no es “formación por formación” sino solamente la que necesitamos.

Pero a ti hay dos cosas que te apasionan: la creación y el mundo de las novias. ¿Por qué te gusta hacer colecciones?

Mi primera colección la hice en 1995. Desde entonces, descubrí un mundo muy gratificante. Me sacaba de mi rutina, fomentaba el trabajo en equipo, me obligaba a informarme sobre moda y tendencias… En fin, me sacaba de mi zona de confort, y eso me motivaba mucho.

Las colecciones han supuesto una difusión de mi marca comercial y personal y me han sido de gran ayuda a la hora de participar en cursos y en otros eventos por todo el país. Como comentas, tanto la peluquería artística de vanguardia como los peinados de fiesta y de novia son nuestras especialidades; nos permiten echar a volar la creatividad. (Ver The Fallen Coral Collection o The Yellow Gardens Collection by GonzaloZarauza)

Has colaborado con otros profesionales como Manuel Mon. Es algo poco habitual. ¿Cómo son esas colaboraciones?

La verdad es que es poco habitual. Tienen que confluir varios factores. El primero y fundamental es estar en la misma sintonía estética, y Manuel y yo entendemos la belleza desde casi la misma perspectiva. También tiene que existir admiración mutua y, sobre todo, amistad de la buena, de la sincera; la de amigos y no solo de amiguetes. En ese sentido, quiero y admiro a Manuel. Trabajar con él ha sido increíble.

¿Tienes pensado lanzar alguna colección este año?

Probablemente sí. Me gustaría. Voy a ver si lo consigo.

Hablando de tu otra pasión, las bodas, ¿qué te atrae de este mundo?

Me atrae la magia de ser partícipe en el día más relevante de muchas personas, no solo de mujeres porque el novio también existe, al igual que los padrinos y, de media, unos treinta o cuarenta invitados. Multiplica esto por 165.678 bodas que están previstas para el 2022 y calcula la facturación. Lo mejor es que el universo nupcial brinda prestigio y rentabilidad a los profesionales de la peluquería y la belleza.

Todos los peluqueros cortamos el cabello, lo peinamos y lo coloreamos cada día, pero hay semanas e incluso meses que muchos no hacen un solo recogido y, por lo tanto, no se tiene la misma habilidad. A esto le añado que el tratamiento de los cabellos largos para peinados de fiesta o novia se ha enseñado mal, sin técnica, basándose únicamente en la creatividad.

Estoy convencido de que es necesaria la formación en este campo para hacer estos trabajos de forma natural, sencilla, ágil y rápida. (Ver The Garden of the Dreams by Gonzalo Zarauza)

¿Por qué es importante la asesoría nupcial?

Muchas veces los clientes nos ven como meros peinadores, no como expertos en belleza. Me duele descubrir que hasta los consejos de una vendedora de una boutique nupcial pueden tener más peso que nuestra opinión. ¿Quién no ha vivido eso de que una novia te venga con un tocado y te comente: “Me han dicho en la tienda que le diga a la peluquera que me ponga el tocado aquí o allí”?

Mi libro sobre asesoría nupcial ofrece información contrastada y precisa sobre los elementos que conforman la imagen nupcial. Este conocimiento es necesario para demostrar que somos expertos en belleza y que nuestro asesoramiento tiene gran valor. También para dejar claro que el cabello/peinado es el eje de la belleza y que todo lo demás —maquillaje, estilismo— gira a su alrededor.

Es verdad, el libro Wedding dreams, la asesoría nupcial es una auténtica guía. ¿Cuéntanos que podemos encontrar en sus páginas?

Wedding Dreams está dirigido a los asesores de imagen, pero también a las personas que tienen previsto casarse y buscan una guía que las oriente. La obra hace un recorrido de 360° por el universo nupcial. Va desde el origen del matrimonio y las bodas que marcaron la historia hasta el protocolo y los usos sociales de este tipo de ceremonias.

Desde los tipos de vestuario y complementos hasta el peinado y el maquillaje. Desde el estilo personal hasta las tipologías cromáticas y, por supuesto, hay unos capítulos dedicados al novio y a los invitados.

Para este libro, he contado con la colaboración inestimable de asesores de imagen, estilistas, un equipo de edición y maquetación, ilustradores de primera fila y un largo etcétera. En el capítulo 20, por ejemplo, varios expertos cuentan su experiencia en la atención a novias, novios e invitados, mostrándonos algunos de sus trabajos y dándonos sus mejores consejos. Es el colofón perfecto del que estoy muy orgulloso y por el cual les agradezco a todos ellos.

Como docente que eres, ¿qué destacarías de tu libro?

Wedding Dreams es una obra muy didáctica en la que texto e imagen se conjugan perfectamente. Es fácil de leer y sus ilustraciones tienen lenguaje propio. No es necesario leerlo del tirón; es una guía, un libro de consulta.

Vienes de una familia de peluqueros, pero la saga continúa. ¿Qué sientes cuando ves esos trabajazos de Ziortza o de Alex?

No te voy a dar la típica respuesta para quedar bien. Lo digo de corazón y con la más absoluta sinceridad. A mí me emocionan sus creaciones, y a los dos les agradezco que me dejen participar y disfrutar de ellas. Ziortza no es nada competitiva.

Gonzalo Zarauza en la presentación del libro Wedding Dreams en Barcelona con su marido Álex Azurmendi y su hija Ziortza

Ella ha estado varias veces nominada a los premios Fígaro y, aunque ha hecho unas pasarelas increíbles y emocionantes, aún no le ha llegado el Fígaro, jejeje. Todo se andará. (Descubre la colección finalista en los AIPP de Ziortza Zarauza)

¿Cómo se fomenta esa creatividad en familia?

Quizá soy yo el que los pone en canción, pero en el momento en que se deciden a dar el paso, ya van motivados y como locos. Solemos trabajar en un taller que tengo en casa, escuchando música y disfrutando de lo que hacemos.

Por Maite Aldazabal López, Redactora Jefe BellezaPro

Scroll hacia arriba