Daniel Gallego - mejor barbero del Año

Daniel Gallego: «Aunque seamos el Mejor Barbero del año, seguimos barriendo pelos, seguimos trabajando duro…»

Detrás de Daniel Gallego, no solamente nos encontramos al Mejor Barbero Español del año, que lo destaca por su trayectoria profesional, eventos, formaciones y galardones conseguidos. También nos encontramos con un ser humano sonriente y alegre, que desde el minuto uno nos ha dejado claro que siempre le acompaña el talento, la alegría y el carisma. 

Belleza Pro: ¿Cómo has conseguido ser el Mejor Barbero Español del año?

Daniel Gallego: Si yo mismo lo hubiera sabido hace 10 años, ya lo hubiera hecho. Es una difícil respuesta, el premio al Mejor Barbero Español del año me lo ha otorgado la entidad Barberías con Encanto, por mi trayectoria del año en el 2021, la cual engloba todas las publicaciones, premios, concursos, las publicaciones en prensa profesional, colecciones, formaciones, shows, ese tipo de cosas, y al curriculum general. ¡No os podría decir la pista, en mi caso, trabajo, trabajo, y más trabajo!

BP: ¿Por qué crees la barbería ha tenido éxito en los últimos años?

DG: Yo creo que en los últimos años ha evolucionado muchísimo todo el mundo de la imagen masculina. Hace años, con la salida de los hipster, con esas barbas largas que empezamos a llevar… El hombre se empezó a dar esta nueva imagen. La sociedad nos ha hecho cambiar y evolucionar. Antes el hombre iba a la peluquería por pura necesidad, porque tenía que cortarse el pelo, y ahora se ha dado cuenta de que el corte de pelo y arreglo de barba, es una forma vital para embellecerse

BP: ¿Cómo aterrizas en el mundo de la barbería?

DG: Mi padre es peluquero de caballeros y me viene de familia, yo recuerdo algunos días, al terminar el cole irme a la peluquería de mi padre, con 10 anitos. Allí merendaba, hacía los deberes… con lo cual he vivido dentro de una peluquería toda la vida. Me he criado allí entre pelos, escobas y peines. Mi padre supo inculcarme la profesión. Él me pinchaba mucho, sabía picarme para sacar lo mejor de mí.

BP: Hablando más de tendencias: ¿Qué es lo que más suelen pedirte tus clientes en tu salón?

DG: La gente normalmente, sobre todo joven, pide pelo corto, el pelo degradado todavía sigue siendo la estrella, el fade de toda la vida con sus variantes. También hemos tenido una llegada de aire fresco con el corte Mullet, que lo hemos tenido bastante en tendencia, pero sí que es cierto, el corte Mullet acaba dando calor. Por tanto, eso ha ido modificándose o cogiendo un camino con un toque más largo en la zona de detrás, pero ya las nucas, este verano las hemos despejado. 

La tendencia es que desde luego viene pelo más largo, eso está clarísimo, es lo que parece que viene con respecto a pasarela y moda. Una cosa es la tendencia que vemos en pasarelas, en modelos, en anuncios, y otra cosa, es lo que de verdad llegará a la calle. En función a cada sitio, influye un poquito más o menos este tipo de tendencia.

BP:¿Cómo es un día a día del Mejor Barbero Español del año?

DG: La verdad es que, este premio es un auténtico lujo, pero lo cierto es que, aunque seamos el Mejor Barbero del año, seguimos barriendo pelos, seguimos fregando suelos, seguimos haciéndolo de todos los días (Ríe). Siempre hay que tener los pies en el suelo, y saber que a pesar de todo, tenemos que trabajar duro todos los días, para contentar a nuestros clientes, que es lo más importante, y trabajar duro para ellos, aunque lo cierto es que lo hacemos felices, sabiendo que vivimos trabajando en lo que nos gusta.

BP: ¿Cuál es el secreto para conseguir el reconocimiento profesional en el sector?

DG: Me parece muy buena pregunta, cuando yo busco a una persona para trabajar conmigo, hay una cosa que para mí es trascendental, y es que siempre digo que es más importante ser persona, que ser profesional

¿A qué me refiero con esto? Vamos a poner un ejemplo de un peluquero brillante, o una peluquera brillante, que tenga unas manos prodigiosas, fantásticas, que haga unos cortes de pelo increíbles, unos colores, unos trabajos espectaculares, pero resulta que luego, después cuando llega el cliente es una persona que no sabe relacionarse con la gente. No va a funcionar.
Por eso yo siempre digo que para mí es lo principal, bueno, hay una frase de que decía Víctor Küppers: “Los conocimientos suman y la actitud multiplica”, yo eso lo tengo grabado a fuego.

BP: Para finalizar: ¿Cómo es la experiencia cuando llega un nuevo cliente y quiere ponerse en tus manos?

DG: La respuesta típica a este tipo de entrevistas es: “miro las facciones de su rostro y le aplico el corte que a él le considero…”, esto es lo que a todo el mundo le gustaría escuchar. La verdad es que con un chico es bastante complejo porque yo no le conozco, no sé cuáles son sus gustos, no sé de qué trabaja, no sé qué tipo de música escucha, no sé en qué ámbito se mueve. Por tanto, sí que es verdad que lo primero que tenemos una mínima conversación, unas preguntas para ver por dónde van los tiros. 

La primera conversación es para saber si es una persona más cañera, introvertida o suave. Generalmente, una vez que tengo una pequeña pista, intento hacer el mismo estilo que llevaba la última vez, pero con manos cambiadas y con ciertos detalles mejorados, esto ya va a suponer un cambio fuerte para la primera vez. Entonces esto me sirve para establecer un vínculo de confianza, es decir: «Vale, ya he visto que lo que yo me suelo hacer normalmente me lo haces bien» y a partir de aquí ya el cliente la segunda vez está más abierto a ese cambio.

Scroll hacia arriba