La acción antiaging de la radiofrecuencia Lamdors

Prolex Antiageing Fractal Wave, la radiofrecuencia fractal de 64 polos de baja intensidad que trata rostro y cuerpo de manera efectiva, segura y sin dolor. 

Lamdors Global System, empresa española pionera en la fabricación y aplicación de aparatología de última generación y cosmecéutica con activos altamente concentrados en el mundo de la estética, cuenta con Prolex Antiageing Fractal Wave, la radiofrecuencia fractal de 64 polos de baja intensidad que trata rostro y cuerpo de manera efectiva, segura e indolora. 

Prolex Antiageing Fractal Wave, la radiofrecuencia antiaging

Especialmente indicado para tratar los signos de la edad y mejorar el aspecto estético de la piel promoviendo su mecanismo natural de regeneración. Es ideal para tratamientos de reafirmación facial y corporal, estrías, fotoenvejecimiento y rejuvenecimiento cutáneo general con excelentes resultados, gracias a su gran capacidad de estimulación del proceso natural de redensificación dérmica.

Los resultados se basan en un doble mecanismo de acción. Primero, en cada sesión ofrece una notable mejora de la tonicidad y textura general mediante su efecto de estimulación suave en el tejido. Y segundo, favorece el proceso natural de redensificación de la piel ofreciendo resultados apreciables de mejora entre el 3o-6o mes desde el comienzo del tratamiento, debido a que favorece la activación natural del tejido por estimulación específica en las zonas tratadas.

Gracias a su tecnología innovadora especialmente concebida para la estética profesional especializada es la alternativa suave, no agresiva ni invasiva, para combatir de forma natural esas arruguitas y esas pieles flácidas que han perdido su volumen y lozanía ya que actúa estimulando los mecanismos propios de regeneración de la piel. 

Además, permite personalizar los tratamientos regulando la profundidad y la intensidad de la estimulación dérmica.

Asimismo, es prácticamente indoloro, ya que la tecnología Fractal Wave de 64 microelectrodos M.P.M. (Micro Pins Matrix) permite dejar áreas de tejido no tratado en cada disparo facilitando el proceso de regeneración natural sin estimular en exceso, dando como resultado un efecto de malla reafirmante.

Aunque las mejoras se perciben desde la primera sesión, el resultado final se aprecia completamente entre el tercer y sexto mes desde el comienzo del procedimiento, ya que la renovación progresiva y natural cutánea por estimulación se da en ciclos de 3 a 4 semanas.

Prolex se emplea para tratar rostro completo, cuello y escote, brazos, abdomen, flancos, cara interna del muslo y de la rodilla. Está indicado en zonas en las que haya un envejecimiento tanto por flacidez, arrugas finas, falta de luminosidad, pérdida de textura, estrías y porosidad.

Tratamiento Prolex Antiageing Fractal Wave de Acción Reafirmante

Este protocolo está indicado en tratamientos de lifting tisular, líneas finas, fotoenvejecimiento y rejuvenecimiento cutáneo en general. Se puede realizar en rostro, cuello y/o escote y es apto para todo tipo de pieles y fototipos. 

Este tratamiento profesional de máximos resultados incluye: limpieza específica, aplicación de activos específicos para cada caso particular, aplicación de Prolex Antiageing Fractal Wave, hidratación en crema y protección solar. La combinación de la tecnología Prolex sumada al poder tratante de los activos permiten un nivel de resultados y satisfacción de máximo nivel para los clientes más exigentes de cabina. 

  1. Actúa sobre la piel tratada estimulando su funcionamiento natural. Los fibroblastos generan nuevo colágeno, elastina, reticulina y mucopolisacáridos.
  2. Estimula la epidermis y su renovación natural. 
  3. Aumenta la temperatura local en el lugar donde se aplica el dispositivo con lo cual conseguiremos mejorar circulación y, por consiguiente, mayor oxigenación, nutrición del tejido, eliminación más rápida de toxinas y un incremento del metabolismo natural y saludable.
  4. Mejora de la textura, porosidad y suavidad de la piel.
  5. Activamos la regeneración cutánea natural de forma general.
  6. Permite una tonificación activa que facilita la remodelación del contorno tisular.
  7. Combate el descolgamiento cutáneo (flacidez cutánea).
  8. . Mejora las arrugas finas y la falta de luminosidad por fotoenvejecimiento.

Los protocolos faciales tienen una duración de 30 minutos para zonas pequeñas (contorno de ojos, perfilado de mandíbula, mejillas, cuello o escote) y 1 hora para zonas amplias (cara y cuello o cuello y escote) y 1 hora y media para el tratamiento completo.

Este tratamiento rejuvenece de una forma natural y progresiva sin efectos secundarios ni tiempo de recuperación. Tras el tratamiento, el único requisito es el empleo de protección solar alta. Se recomienda una sesión cada 21-28 días, para poder seguir el ciclo de regeneración natural de la piel. Solo hace falta un ciclo (unas cuatro sesiones) como tratamiento de choque y sesiones de mantenimiento posteriores. 

Más información: Lamdors

Scroll hacia arriba