Tratamiento facial revitalizante para el hombre

Más gruesa, con mayor tendencia a la deshidratación y con la agresión diaria del afeitado, la piel del hombre merece un cuidado  preciso, un tratamiento revitalizante que reponga su equilibrio hídrico, que le aporte suavidad y una profunda acción detoxificante.

Por eso, Silvia Oliete y su equipo han creado Blauceldona Men, un tratamiento específico para ellos.

Este tratamiento masculino facial ha sido diseñado para alimentar la piel y revertir los efectos de la polución y el estrés, concebido como una pausa revitalizante gracias a una potente fusión de activos prebióticos, fortalecedores y purificantes que reactivan sus mecanismos endógenos de defensa y reparación.

Gracias a envolventes técnicas de quiromasaje facial, la piel masculina se muestra desintoxicada, luminosa y sana en solo 60 minutos. Una verdadera infusión de energía desde la primera sesión.

“Aunque el hombre cada vez se cuida más y mejor, aún sigue siendo habitual que nos lleguen caballeros buscando revitalizar la apariencia general de su rostro y piel, marcada por el estrés y unos hábitos cosméticos mínimos y/o mal prescritos. Para ofrecerles una verdadera cura de salud, cree este tratamiento sabiendo que ellos esperan resultados visibles desde la primera sesión y, aunque si bien no suelen esperar milagros, si son muy críticos y autoexigentes con lo que ven en el espejo tras el protocolo. Una exfoliación profunda, que consiga detoxificar los tejidos, es clave para reestablecer la hidratación que necesitan y conseguir revitalizar la piel”, explica sobre la piel masculina Silvia Oliete, directora de Blauceldona.

1. Se limpian rostro, cuello y escote en profundidad con un limpiador enzimático que purifica los poros y elimina concienzudamente las partículas de contaminación ambiental, seguido de la aplicación de una esencia prebiótica muy hidratante que fortalece la barrera cutánea.

2. A continuación, se aplica en la piel un potente cóctel de ácidos (Pirúvico, láctico, azelaico, maslínico y shikimico) que actúa desde las capas más profundas de la piel. Mientras actúa, se realizan distintos masajes en cráneo, hombros y cuello que procuran una intensa relajación y sosiego a esta zona que tanto estrés acumula, consiguiendo una distensión que repercute así mismo en el disfrute y receptividad de los pasos del tratamiento.

3. Seguidamente, se aplica una mascarilla de tipo velo que ofrece una intensa acción oxigenante y antioxidante.

4. Una vez retirada la mascarilla, se vaporiza un booster energético a base de alga artemia salina estimuladora del metabolismo celular que relaja, refresca y revitaliza la piel, y a continuación, un concentrado prebiótico fortalecedor que ayuda a reparar la barrera cutánea y lucha activamente contra la oxidación causada por los radicales libres.

5. Con la piel exfoliada, limpia y recargada de hidratación y en equilibrio, se realiza un masaje drenante de la circulación linfática y estimuladora de la sanguínea, que redefine los contornos del rostro, desinflama y procura una intensa sensación de bienestar y ligereza.

6. Para finalizar, se aplican serums, contorno de ojos y cremas adaptados a las necesidades particulares del hombre y se sellan con una avanzada crema con protección solar de amplio espectro Spf50+.

Sesiones recomendadas: Dependiendo de la prescripción del profesional, aunque el efecto de piel visiblemente limpia, luminosa, reafirmada y desestresada es visible y notable desde la primera sesión.

Información: Blauceldona

Scroll hacia arriba